ENGLISH

ESPAÑOL

El Periódico

La República del Sásabe es un periódico bilingüe localizado en los pueblos fronterizos de Sasabe, Arizona y Sásabe, Sonora. Está disponible a la venta en el Sasabe Store por un dólar o diez pesos, y aquí en este sitio — por favor adquiera un ejemplar mediante el vínculo provisto arriba. La República del Sásabe se puede enviar internacionalmente, por cinco dólares a todo el mundo.

El lugar

Los censos recientes, reportan a aproximadamente 2,000 personas que viven en Sásabe, Sonora y 11 personas que viven en Sasabe, Arizona — contando a este reportero, somos doce. Estas cifras disfrazan la intensa actividad del lugar debido a que no incluyen a la cantidad de personas que viajan por aquí. La República, en contraste, incluirá a los migrantes entre sus historias, así como a la economía generada a su alrededor, y al hacerlo, ofrecer una ventana más completa hacia la frontera entre Estados Unidos y México, una de las regiones menos entendidas del mundo.

LA ESCRITORA

Los reportajes de Devin Browne han aparecido en Marketplace, The Takeaway, BBC Newshour, y The World; también, ha sido invitada en programas como Madeleine Brand Show, el State of Nevada, y Bandits and Bandidos en Radio Sonora, y anteriormente, fue la corresponsal de Phoenix para The Fronteras Project, una colaboración entre siete estaciones afiliadas a La Radio Publica Nacional (NPR), cubriendo notas de inmigración y demografía por toda la región del suroeste de los Estados Unidos. Proyectos anteriores de Browne, como MacArthur Park Media y The Entryway han estimulado un ferviente, explosivo, diálogo y debate en temas sobre raza, clase y migración en medios como KPCC, KCRW, LA Observed, LAist, y el Los Angeles Times.

LA EDICIóN ACTUAL: VOL. 2

La crónica en ésta edición, Reservista Del Ejército que Apunta con su Arma a Migrantes Provoca Inadvertidamente Conflicto Migratorio, es una que he querido escribir por muchos años, sobre todo porque me gustan las crónicas explanatorias, y ésta, a mi manera de ver, explicar tanto sobre cómo Arizona llegó a ser el epicentro del debate migratorio en los Estados Unidos. También explica el porqué de las distinciones en frases cómo "familias, no delincuentes" (sobre quienes logran quedarse, y quienes no), las cuales no son distinciones al fin de cuentas en muchas partes del país, como en Arizona.

UN EXTRACTO

Un sábado por la noche en abril del 2005, Patrick Haab, un hombre de veinticuatro años perteneciente a la reserva del ejército, manejó de San Diego, California, a Mesa, Arizona, acompañado por su perro, un arma calibre .38, otra calibre .45, y 134 cartuchos de municiones sin usar. En el camino se detuvo en un área de descanso para pasear a su perro. Eran después de las 9 de la noche y estaba oscuro, pero el área de descanso estaba lo suficientemente bien iluminada como para ver, primero, una Suburban con placas de California, y después, a un hombre con mochila caminando hacia ella. De repente, Haab observó a otros cinco o seis hombres "venir corriendo del monte y treparse a la Suburban", este fue el punto en el que Haab tomó su revólver.

Los hombres, provenientes de los estados mexicanos de Sinaloa y Oaxaca iban en camino hacia Stockton, California, para vivir con familiares y trabajar. Sus edades variaban entre 19 y 33 años, y sus estaturas iban de 1.60 a 1.72 metros–con 1.80 metros, Haab era el más alto y grande, tanto con su complexión (atlética) como con el corte de cabello (alto y prolijo), típico de un militar. Aún así se veía inquieto, interrogando a los hombres en varias ocasiones aquélla noche: "¿Traen algún arma con ustedes? ¡¿Traen algún arma con ustedes?!" (Los hombres no traían armas).

Haab siguió a los hombres a su auto, puso su pie en la puerta para que no pudieran cerrarla, tomó las llaves, y llamó al 911 para reportar: "Tengo a unos ilegales aquí".

Un total de tres operadoras lentamente captaron la razón por la cual Haab estaba hablando, sin entender aún quizá uno de los detalles más pertinentes de la llamada hasta poco después, cuando la tercera operadora preguntó: "¿Así que todos están ahí nomás sentados haciendo lo que usted les pide?"

"Sí", le dijo Haab. "Tengo un–tengo un arma".

"Ah", dijo la operadora. "Ya veo".

Esto sería algo que ella tendría que comunicar a las unidades que estaba enviando a la zona de descanso–"¿De acuerdo?"

Haab dijo estar de acuerdo. él sabía que bajo la Ley de Portación a la Vista de Arizona cualquier persona adulta que no fuera un "poseedor prohibido" podría portar un arma, siempre y cuando fuera visible a los demás. Aún más importante era preocuparse por los siete hombres en la Suburban. "¿Debo de mantenerlos en el vehículo?", preguntó Haab. "¿O los coloco separados en el suelo?"

"Usted sabrá", le respondió la operadora. "No sabría decirle porque sólo soy operadora. No soy oficial de policía. Entonces, supongo que… haga lo que considere más apropiado".

Haab diría, después, desde la cárcel, que hizo exactamente eso, justo lo que él consideró más apropiado: Tomó otra arma de su auto, le pidió a un hombre en el área de descanso (un "civil" que hablaba español) que lo ayudara, y le dijo a los hombres que se bajaran del auto y se recostaran boca abajo en el suelo. Haab revisó que no hubiera armas en el vehículo. "En éste punto tenía todavía presente mi entrenamiento", dijo. "Sólo estaba haciendo lo que me enseñaron en el ejército". Por eso fue algo sorpresivo que, cuando llegaron a la escena los comisarios del alguacil que el propio Haab había llamado, lo arrestaran de inmediato, lo llevaran a la cárcel, y lo boletinaran bajo siete cargos de asalto agravado con arma mortal.

¿NO PUEDES ESPERAR A VER QUE PASA DESPUéS?

¡Que bien! Por favor anota tu email aquí para ver como termina la historia. También recibirás los anuncios poco frecuentes (pero importantes e interesantes) sobre futuras ediciones de La República de Sasabe, y sobre adaptaciones de los artículos al cine. (ésto aún está en discusiones). Te podrás dar de baja en cualquier momento.


¡QUIERO APOYAR A LA REPúBLICA DE SASABE!

Gracias, me emociona mucho poder contar con tu apoyo. Tienes dos opciones. Puedes:

Ordenar una copia de La República de Sasabe

Uno de los principios del periódico es que las historias sobre temas migratorios sean escritas sobre las personas que las leerán, pero no todos los inmigrantes tienen acceso al internet. Además, la versión impresa es bella y única–existen sólo 1.000 copias impresas. El periódico incluye cartas de la (y a la) editora que no se encuentran en el sitio de web, y una bella ilustración pintada a mano. Ordena cuantos quieras–cuestan cinco dólares la copia, y las mandamos a cualquier parte del mundo. ¡Muchas gracias!

Haz una donación y apoya al futuro del periódico

El periódico existe gracias a una persona realmente extraordinaria, el Dr. Robert McElroy, a quien conocí hace varios años mientras trabajaba en un reportaje en los basureros de Tijuana. El creyó lo suficientemente en mí como para darme una pequeña beca para que pudiera empezar. La beca ya se acabó. El entendió algo que ustedes seguramente también entienden: que un tema tan complicado y delicado como la migración merece historias dedicadas y de a fondo, las cuales requieren de tiempo y de dinero para poder ser producidas. Por favor consideren hacer una donación para asegurar el futuro del proyecto en éste medio, y ojalá próximamente, en otros medios también. ¡Muchas gracias!